martes, 28 de noviembre de 2006

Un Guillermo Tell



¡Por fin un clásico! Aunque se trata de unas lecturas para los más pequeños, me apetece ilustrar algo, digamos, más literario. Estilo libre. ¿Qué más se puede pedir! De momento, ahí van los primeros bocetos; para los que gustan de echar una mirada a los fogones.

4 comentarios:

Stereotopffer dijo...

Yo tb suelo trabajar en libros de texto (ojalá algún día se editen los últimos para poder enseñar algo) y me sorprende la cantidad de trabajo que veo aquí, por supuesto yo no tengo su oficio (ya me gustaría) pero suelo ir mucho más a salto de mata (sin tanto pensar composición).

Claro que yo no hago lecturas y sí ejercicios (según el editor más adecuado para mi estilo "cómic").

Seguí dijo...

Querido Stereotopffer, después de trabajar durante años encadenando un libro de texto tras otro, en los que, para qué engañarnos, las mayoría de las ilustraciones suelen ser bastante elementales -por tema, cantidad de dibujos, calendario... (veo que ya sabes de qué estoy hablando)- me apetecía entretenerme en la adaptación de algún texto literario que me permitiera justamente eso, cuidar la planificación, la documentación, la luz, el color... y disfrutar de todo el proceso. Sin prisas.

Stereotopffer dijo...

Vamos que es un gustazo que le das al cuerpo, no?

A ver si algún día me da tiempo a mi a hacer lo propio... :-P

Gabi Beltrán dijo...

Yo ahora estoy haciendo portadillas para libros de texto y viendo tu facilidad para dibujar cualquier tema, ambientación etc. me siento un amateur. Ayer me tiré una hora intentando dibujar una vaca y lo que quedó al final fue una especie de caballo transgénico mutado a búfalo. Envidia me das, Guillermo Tell de los lápices!