domingo, 28 de octubre de 2007

serpientes 34


Así como la vista va acostumbrándose a la oscuridad, voy adaptándome a las sombras y, colores que en principio resultaban muy oscuros, terminan resultando demasiado claros. Empiezo a bordear el negro absoluto buscando el claroscuro y me sobran muchos colores.