viernes, 29 de agosto de 2008

De fiestas y otros saraos...




Como decía un par de entradas atrás, he aprovechado el verano para descansar un poco -como todo el mundo, vamos- de las presiones de los grandes encargos. Otra cosa es que me haya podido estar quieto sin sentarme a la mesa de dibujo. Imposible. Es la gran putada de los que dibujamos por afición (O mejor dicho, los que no tenemos otra afición que dibujar), que cuando no estás dibujando por obligación, aprovechas para dibujar lo que te apetece.
Estas ilustraciones no serían el caso. Se trataba de un encargo para ilustrar el programa de fiestas del pueblo donde vivo. No creo que sea un trabajo memorable, pero me divertí haciéndolo, y eso ya es mucho.